Las Malvinas son Argentinas !


CTM Internacional SALVAR VIDAS NECESITA DE SEGURIDAD Y PROTECCION SOCIAL
Seguinos en Twitter !Seguinos en YouTube !

SALVAR VIDAS NECESITA DE SEGURIDAD Y PROTECCION SOCIAL

En este 25 de noviembre día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer, recordamos que los trabajadores y las trabajadoras de servicios públicos están en la primera línea de las situaciones de conflicto y emergencia en todo el mundo. Apoyan a las mujeres que sufren violencia doméstica, ayudan a las víctimas de la violencia en las calles, salvan vidas de los afectados por desastres naturales o provocados por el ser humano y a veces ellos mismos son víctimas de la violencia de terceros.

En aquellos lugares en donde la guerra es vida cotidiana, la violencia es frecuentemente perpetrada por combatientes de diversos grupos armados. La violación y la violencia física siguen siendo utilizadas como un arma de guerra castigar a los civiles, perpetuando los crímenes bárbaros de miles de años. La violación se comete con asesinatos, agresiones físicas, secuestros y saqueos. Cada vez más, los hospitales y los propios trabajadores sanitarios también son atacados por las fuerzas armadas para intimidar tanto a sus oponentes como a las poblaciones locales, lo que constituye una violación total de todas las convenciones internacionales.

Rosa Pavanelli, secretaria general de la ISP dice: "Los sindicatos están luchando por poner fin a la violencia en el mundo del trabajo y en la sociedad. Apoyamos soluciones pacíficas, una cultura de diálogo basada en el derecho humano a la salud, la paz y la protección social. En todos los países, necesitamos un firme compromiso de los gobiernos para abordar las causas profundamente arraigadas de la violencia contra la mujer: la desigualdad y la discriminación. Los estados deben adoptar medidas adecuadas para prevenir la violencia y proteger a las mujeres amenazadas, así como para la justicia, el asesoramiento y la educación para cambiar la mentalidad de las personas. Deben proporcionarse refugios a las mujeres maltratadas y es inaceptable que en virtud de las políticas de austeridad esos servicios públicos se supriman en muchos países. Los gobiernos también deben proporcionar espacios seguros a los refugiados, de los cuales las mujeres y las niñas son la mayoría, y velar por que se tengan en cuenta sus necesidades. La Internacional de Servicios Públicos (ISP) reconoce los fuertes vínculos entre la salud, la protección social y el logro de la igualdad de género. Terminar la pobreza extrema, vivir en paz y en democracia, y alcanzar todos los objetivos mundiales de desarrollo sostenible significa que las sociedades deben proporcionar oportunidades para que todas las personas, especialmente las mujeres, prosperen a través de una nutrición, salud y educación de calidad."

La evidencia de los estudios y experiencias de los trabajadores de la salud parte de la familia global de la ISP señala que, si bien los hombres y las mujeres del sector sufren diversas formas de violencia, las relaciones de poder en la sociedad que ven a las mujeres como ciudadanos de segunda clase se traducen en la realidad que las mujeres trabajadoras de la salud están especialmente afectadas. Los trabajadores de emergencia, los profesionales de la salud, en particular los paramédicos y las enfermeras son los dos grupos ocupacionales que se enfrentan a la violencia en el lugar de trabajo más a menudo.

Abordar la violencia requiere una respuesta proactiva dirigida a eliminar sus causas fundamentales. Los proyectos a largo plazo, que incluyen la evaluación constante de las diversas medidas adoptadas y que se basan en la participación y la negociación colectiva, son fundamentales. El establecimiento de estándares internacionales ejecutables y sistemas de monitoreo son fundamentales para actualizar la legislación existente sobre violencia en el lugar de trabajo, acoso y otras formas de violencia de género. Estos estándares son invaluables en países donde no hay legislación. En octubre se logró un importante acuerdo tripartito que permitirá plantear una norma internacional para combatir la violencia contra las mujeres y los hombres en el mundo del trabajo, en la que la violencia de género es una cuestión fundamental.

A través de campañas innovadoras, desde el lugar de trabajo hasta las acciones nacionales y regionales, las afiliadas de la ISP están utilizando su fuerza y ​​poder colectivos para sensibilizar, romper el silencio, hacer campaña por las leyes nacionales y promover la adopción de una norma mundial de la OIT para eliminar violencia en el trabajo y en las comunidades. Al mismo tiempo, pedimos que se reconozca el papel central que desempeñan los servicios públicos de calidad sensibles al género y los servicios de salud universalmente accesibles para mantener una paz duradera y la recuperación del conflicto. La protección y el respeto de los trabajadores de la salud en las zonas de conflicto y en situaciones de emergencia es clave para garantizar la seguridad, los derechos humanos y la vida de todos.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 50/134 el 17 de diciembre de 1999, se celebra anualmente cada 25 de noviembre, en memoria de las hermanas Mirabal. La propuesta para que se celebrara en esa fecha la realizó la República Dominicana, con el apoyo de 60 países.

El motivo que llevó a la República Dominicana a solicitar este día fue por el macabro asesinato de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas dominicanas, hecho que tuvo lugar el 25 de noviembre de 1960, por órdenes del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

En 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió marcar el 25 de noviembre como el Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, recordando el asesinato de las hermanas Mirabal.

En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la eliminación de la Violencia contra la Mujer, en la que se definió la "violencia contra la mujer" como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada.

En dicha Asamblea se reconoció que eran necesarios "una clara declaración de los derechos que se deben aplicar para asegurar la eliminación de toda violencia contra la mujer en todas sus formas, y un compromiso de los Estados y de la comunidad internacional en general para eliminar la violencia contra la mujer".

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La ONU invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a organizar actividades dirigidas a sensibilizar al público respecto del problema en este día como una celebración internacional.

El Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (United Nations Development Fund for Women o Unifem, en inglés) también observa regularmente la jornada, y ofrece sugerencias para que otros las observen.

En octubre de 2006 se presentó el Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer, que demuestra que existen obligaciones concretas de los Estados para prevenir esta violencia, para tratar sus causas (la desigualdad histórica y la discriminación generalizada), así como para investigar, enjuiciar y castigar a los agresores.

Las mujeres de todo el mundo son objeto de violación, la violencia doméstica y otras formas de violencia, y a menudo están ocultas la escala y la verdadera naturaleza de la cuestión.

• En el mundo, una de cada cuatro mujeres ha sido violada en algún momento de su vida.

• Dependiendo del país, entre una y tres de cada cuatro mujeres son maltratadas físicamente en sus hogares de forma habitual.

• Cerca de 120 millones de mujeres han padecido mutilaciones genitales.

• Las violaciones han devastado mujeres, niñas y familias en los recientes conflictos en Ruanda, Camboya, Liberia, Somalia, Uganda y en la antigua Yugoslavia.


Para descargar.

Afiche de ISP: Día internacional para eliminar la violencia contra la mujer (2016).