Las Malvinas son Argentinas !


CTM Internacional 8 DE MARZO: TRANSFORMAR EL MUNDO DEL TRABAJO POR LA IGUALDAD SALARIAL
Seguinos en Twitter !Seguinos en YouTube !

8 DE MARZO: TRANSFORMAR EL MUNDO DEL TRABAJO POR LA IGUALDAD SALARIAL

La Internacional de Servicios Públicos promueve la labor de las mujeres sindicalistas y apoya de forma unánime a todas las compañeras que ofrecen servicios públicos vitales. Desde el 8 de marzo al viernes 25, la ISP se une a sus miembros en todo el mundo para rendir homenaje a las mujeres y sus logros.

La ISP reclama la transformación real del mundo de trabajo y de las relaciones de género, la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor y la revalorización del trabajo de las mujeres. Necesitamos un cambio político, social y cultural basado en políticas favorables a las mujeres y a los trabajadores y los sindicatos tienen un papel clave que desempeñar en este proceso”, afirma Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP.

Para luchar contra la desigualdad entre los hombres y las mujeres en el mercado laboral se precisan políticas y leyes que protejan a los trabajadores ​—tanto si trabaja en la economía informal como en la formal​— y garantizar el cumplimiento, en lugar de la impunidad, de la legislación contra la discriminación, del salario mínimo y vital, así como de las normas fundamentales del trabajo. Por otra parte, se deben diseñar e implementar políticas que incorporen la perspectiva de género y tengan en cuenta las limitaciones y la discriminación que padecen las mujeres, además del trabajo de reprodución social no remunerado que desempeñan las mujeres.

Se debe abordar con carácter urgente la discriminación por razones de género y raciales, para evitar que continúen aumentando las desigualdades y la exclusión. Por todo ello, nos oponemos enérgicamente a la derogación del salario mínimo y a una estructura salarial dual basada exclusivamente en la condición migratoria del trabajador o trabajadora”, continúa la Secretaria General de la ISP.

La brecha salarial entre las mujeres y los hombres es una realidad persistente, resultado de la división sexual del trabajo. Afecta a las mujeres de todas las edades, clases, culturas, nacionalidades e identidad sexual, que de manera temporal o permanente desempeñan unos roles infra valorados por la sociedad.

El valor social del trabajo lo determina la lógica de la cadena de valor, que considera por encima de todo al trabajo productivo. La mayoría de las mujeres están hoy presentes activamente en la esfera reproductiva, tanto en su vida privada como pública, en la economía informal y formal en las zonas urbanas y rurales.

En muchos países, el empleo en el sector público refleja la segregación horizontal y vertical de las mujeres trabajadoras. Los sectores productivos y los empleos en los servicios públicos ofrecen salarios más elevados que los servicios de atención y cuidado. Además, las mujeres constituyen la mayoría de la fuerza laboral que ocupa empleos precarios, en todos los sectores de la economía. Necesitamos políticas dirigidas específicamente a eliminar la brecha salarial, que de otra manera tardará décadas en desaparecer.

La campaña del 8 de marzo se centra paralelamente en uno de los sectores de la ISP, el agua y el saneamiento, y en la lucha por la igualdad salarial de las mujeres que trabajan en este sector. Las mujeres y las niñas pagan un precio desproporcionado por la carencia de agua potable accesible. Ellas se encargan de la labor no retribuida de traer agua y sufren una discriminación importante en el acceso al saneamiento que, a su vez, repercute significativamente en su acceso a la educación. El derecho humano al agua es fundamental para hacer realidad la igualdad de género y el trabajo decente para las mujeres, el derecho al desarrollo y el derecho humano a la salud, que son el motor del desarrollo sostenible.

Los sindicatos pueden dejar una huella significativa a través de la negociación colectiva, abordando la cuestión de la brecha salarial y la valoración del trabajo que realizan las mujeres, incluso a través de una evaluación de los empleos con criterios neutrales desde la perspectiva de género. La ISP y sus afiliadas continúan luchando por los derechos sindicales, el derecho a la negociación colectiva y el derecho a la huelga de todos los trabajadores y trabajadoras, para poder lograr las transformaciones positivas necesarias en el mundo del trabajo. La integración de las mujeres en la membresía y las estructuras de liderazgo de los sindicatos propiciará que los sindicatos encabecen el avance hacia la autonomía política y económica de las mujeres. Los hombres y las mujeres tienen la responsabilidad conjunta de velar por el empoderamiento económico de las mujeres: empoderar a las mujeres es empoderar a las sociedades.

Por todo ello, la ISP insta a sus organizaciones sindicales afiliadas a:

  • Dar prioridad a la cuestión de la igualdad salarial en la agenda de su sindicato, nacional e internacional; cabildear a sus gobiernos, comunicarse con los contactos responsables de las cuestiones de género de su país; actuar en los medios y utilizar los órganos de supervisión de la OIT para sacar a la luz la cuestión e identificar las soluciones;

  • Hacer campaña en defensa de políticas que aumenten el valor social del trabajo de las mujeres, en especial en el lugar de trabajo;

  • Desarrollar la perspectiva de género en el sector del agua y el saneamiento en el Día Mundial del Agua (22 de marzo).

Para leer y descargar.

1.-Campaña global ISP (Guía de acción)

2.-Afiche ISP para campaña-(a).

3.-Afiche ISP para campaña-(b).

4.-Insignia ISP para campaña.