Las Malvinas son Argentinas !


Prensa Nacional C.T.M. Intendentes peronistas se resisten a firmar acuerdos laborales en sus municipios
Seguinos en Twitter !Seguinos en YouTube !

Intendentes peronistas se resisten a firmar acuerdos laborales en sus municipios

Solo 57 de los 135 distritos sellaron los acuerdos colectivos de trabajo fijados por ley; la mayoría son de Cambiemos

A casi cuatro años de la sanción de la ley 14.656, solo 57 de los 135 partidos bonaerenses firmaron un convenio colectivo de trabajo (CCT) para regularizar la situación de sus empleados municipales. Pese a que la norma establece derechos laborales caros al sentimiento peronista, la mayoría de los municipios que adhirieron a ella son de Cambiemos : 34, contra 23 del PJ y el Frente Renovador.

Así lo señalan en la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, que comanda Rubén "Cholo" García. "Como peronista, nos molesta que sean peronistas y del conurbano la mayoría de los intendentes que se resisten a firmar un convenio que defienda a sus trabajadores", resume García, también líder de la Confederación de Trabajadores Municipales de la República Argentina.

Entre otros derechos, la ley garantiza la estabilidad del trabajador, fija la obligatoriedad de las paritarias y del salario mínimo vital y móvil, estipula que la contratación a prueba no supere los doce meses, que ingresen por concurso y que los contratados no superen el 20% de la planta de personal.

No parece demasiado, pero lo cierto es que la ley afectó el imperium de los caciques bonaerenses, que siempre buscaron mantener a raya el gasto laboral: los más poderosos definían por decreto los aumentos salariales, disponían libremente la continuidad de sus empleados, pagaban algunos de los salarios más bajos de la provincia y utilizaban sistemas precarios de contratación, como becas y labores a destajo.

Algunos lo siguen haciendo, pese a que la ley fue sancionada en noviembre de 2014 y entró en vigor el 6 de julio de 2015. A partir de entonces, los municipios tenían seis meses para acordar un CCT con sus empleados. Llegado el 6 de enero de 2016, y si no se firmaba un convenio antes, entraba en vigor un régimen supletorio, que fija una serie de derechos básicos.

En la tercera sección electoral, cuna peronista, solo seis de los 19 municipios acordaron un CCT con sus trabajadores: dos peronistas, Ensenada y Cañuelas, y cuatro de Cambiemos, Lanús, Quilmes, San Vicente y Brandsen. No firmaron un CCT La Matanza, Lomas de Zamora (ambos están negociando uno), Avellaneda, Esteban Echeverría, Almirante Brown, Ezeiza, Florencio Varela y Berazategui.

En la primera sección, 12 de los 24 distritos acordaron un convenio. Seis son de Cambiemos: San Isidro, Morón, Pilar, Campana, General Rodríguez y Suipacha. Otros seis son del PJ: José C. Paz, Malvinas Argentinas, Merlo, Moreno, Escobar y Mercedes. ¿Qué distritos peronistas no firmaron? San Martín, Tigre, San Fernando, Hurlingham, San Miguel (integra Cambiemos) e Ituzaingó.

Ante la consulta de LA NACION, en la mayoría de esos municipios indicaron que se adecuaron a la ley 14.656 a través de ordenanzas o enumeraron los aumentos salariales del último año, que, vale aclarar, en casi todos los casos fueron muy superiores a los aumentos de los estatales nacionales y provinciales. Por dar un ejemplo: 35% en San Fernando, 33% en Esteban Echeverría.

"Pero a una ordenanza se la modifica con otra. En cambio, los beneficios de un convenio colectivo se mantienen", responde García. "En el conurbano, los intendentes tienen miedo de perder el control de sus empleados. Son peronistas de las puertas para afuera, pero dentro de sus municipios son "pequeños Macri", remata, dejando en claro que no le queda cómodo reconocer que más intendentes de Cambiemos acordaron CCT con sus empleados.

Acordar un CCT no es garantía salarial, admiten en el gremio. Y ponen como ejemplo que el peor sueldo básico inicial de toda la provincia se paga en Merlo ($4700), pese a que tiene firmado un CCT y es gobernado por el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez.

Los otros municipios con "peores" sueldos iniciales son, según la federación, Florencio Varela y Avellaneda. "En Varela, el 78% de la planta de personal sigue bajo contratos mensualizados y todavía hay trabajadores destajistas", agrega García.

En el otro extremo, los mejores sueldos básicos iniciales se pagan en Pinamar ($19.541), Bahía Blanca, Saavedra y General Pueyrredón. Salvo Saavedra, son todos distritos gobernados por Cambiemos.

Todos contra la ley

Si los intendentes del PJ bonaerense lograron demorar más de una década la sanción de una ley laboral que reemplazara la menemista 11.757, que garantizaba menos derechos laborales que la normativa de la dictadura, Cambiemos y el massismo hicieron lo suyo para frenar la entrada en vigor de la ley 14.656.

El massismo, en juego tácito -y no tanto- con los intendentes del PJ y Pro, puso como condición para aprobar el endeudamiento provincial de 2016 que María Eugenia Vidal y Cambiemos postergaran por un año la entrada en vigor de la ley.

Meses después, Vidal intentó modificar por decreto 24 artículos de la ley 14.656. La Suprema Corte bonaerense rechazó 23 de esos cambios. El máximo tribunal provincial también había rechazado, en 2014, el primer planteo hecho contra la ley: lo hizo un sindicalista municipal, Oscar Ruggiero, de la vieja Federación de Trabajadores Municipales y cercano al exintendente Hugo Curto (PJ-Tres de Febrero).


Por: Marcelo Veneranda


Fuente: https://www.lanacion.com.ar/2179792-intendentes-peronistas-se-resisten-firmar-acuerdos-laborales

casi cuatro años de la sanción de la ley 14.656, solo 57 de los 135 partidos bonaerenses firmaron un convenio colectivo de trabajo (CCT) para regularizar la situación de sus empleados municipales. Pese a que la norma establece derechos laborales caros al sentimiento peronista, la mayoría de los municipios que adhirieron a ella son de Cambiemos : 34, contra 23 del PJ y el Frente Renovador.

Así lo señalan en la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, que comanda Rubén "Cholo" García. "Como peronista, nos molesta que sean peronistas y del conurbano la mayoría de los intendentes que se resisten a firmar un convenio que defienda a sus trabajadores", resume García, también líder de la Confederación de Trabajadores Municipales de la República Argentina.

Entre otros derechos, la ley garantiza la estabilidad del trabajador, fija la obligatoriedad de las paritarias y del salario mínimo vital y móvil, estipula que la contratación a prueba no supere los doce meses, que ingresen por concurso y que los contratados no superen el 20% de la planta de personal.


No parece demasiado, pero lo cierto es que la ley afectó el imperium de los caciques bonaerenses, que siempre buscaron mantener a raya el gasto laboral: los más poderosos definían por decreto los aumentos salariales, disponían libremente la continuidad de sus empleados, pagaban algunos de los salarios más bajos de la provincia y utilizaban sistemas precarios de contratación, como becas y labores a destajo.

Algunos lo siguen haciendo, pese a que la ley fue sancionada en noviembre de 2014 y entró en vigor el 6 de julio de 2015. A partir de entonces, los municipios tenían seis meses para acordar un CCT con sus empleados. Llegado el 6 de enero de 2016, y si no se firmaba un convenio antes, entraba en vigor un régimen supletorio, que fija una serie de derechos básicos.

En la tercera sección electoral, cuna peronista, solo seis de los 19 municipios acordaron un CCT con sus trabajadores: dos peronistas, Ensenada y Cañuelas, y cuatro de Cambiemos, Lanús, Quilmes, San Vicente y Brandsen. No firmaron un CCT La Matanza, Lomas de Zamora (ambos están negociando uno), Avellaneda, Esteban Echeverría, Almirante Brown, Ezeiza, Florencio Varela y Berazategui.

En la primera sección, 12 de los 24 distritos acordaron un convenio. Seis son de Cambiemos: San Isidro, Morón, Pilar, Campana, General Rodríguez y Suipacha. Otros seis son del PJ: José C. Paz, Malvinas Argentinas, Merlo, Moreno, Escobar y Mercedes. ¿Qué distritos peronistas no firmaron? San Martín, Tigre, San Fernando, Hurlingham, San Miguel (integra Cambiemos) e Ituzaingó.

Ante la consulta de LA NACION, en la mayoría de esos municipios indicaron que se adecuaron a la ley 14.656 a través de ordenanzas o enumeraron los aumentos salariales del último año, que, vale aclarar, en casi todos los casos fueron muy superiores a los aumentos de los estatales nacionales y provinciales. Por dar un ejemplo: 35% en San Fernando, 33% en Esteban Echeverría.

"Pero a una ordenanza se la modifica con otra. En cambio, los beneficios de un convenio colectivo se mantienen", responde García. "En el conurbano, los intendentes tienen miedo de perder el control de sus empleados. Son peronistas de las puertas para afuera, pero dentro de sus municipios son "pequeños Macri", remata, dejando en claro que no le queda cómodo reconocer que más intendentes de Cambiemos acordaron CCT con sus empleados.

Acordar un CCT no es garantía salarial, admiten en el gremio. Y ponen como ejemplo que el peor sueldo básico inicial de toda la provincia se paga en Merlo ($4700), pese a que tiene firmado un CCT y es gobernado por el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez.

Los otros municipios con "peores" sueldos iniciales son, según la federación, Florencio Varela y Avellaneda. "En Varela, el 78% de la planta de personal sigue bajo contratos mensualizados y todavía hay trabajadores destajistas", agrega García.

En el otro extremo, los mejores sueldos básicos iniciales se pagan en Pinamar ($19.541), Bahía Blanca, Saavedra y General Pueyrredón. Salvo Saavedra, son todos distritos gobernados por Cambiemos.

Todos contra la ley
Si los intendentes del PJ bonaerense lograron demorar más de una década la sanción de una ley laboral que reemplazara la menemista 11.757, que garantizaba menos derechos laborales que la normativa de la dictadura, Cambiemos y el massismo hicieron lo suyo para frenar la entrada en vigor de la ley 14.656.

El massismo, en juego tácito -y no tanto- con los intendentes del PJ y Pro, puso como condición para aprobar el endeudamiento provincial de 2016 que María Eugenia Vidal y Cambiemos postergaran por un año la entrada en vigor de la ley.

Meses después, Vidal intentó modificar por decreto 24 artículos de la ley 14.656. La Suprema Corte bonaerense rechazó 23 de esos cambios. El máximo tribunal provincial también había rechazado, en 2014, el primer planteo hecho contra la ley: lo hizo un sindicalista municipal, Oscar Ruggiero, de la vieja Federación de Trabajadores Municipales y cercano al exintendente Hugo Curto (PJ-Tres de Febrero).


Por: Marcelo Veneranda